fbpx

COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTORCOLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTORCOLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTORCOLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTORCOLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTORCOLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTORCOLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTORCOLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTORCOLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTORCOLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTORCOLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTORCOLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTORCOLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTORCOLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTORCOLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTORCOLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTORCOLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTORCOLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTORCOLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTORCOLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTORCOLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTORCOLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTORCOLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTORCOLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTORCOLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTORCOLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTORCOLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTORCOLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTORCOLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTORCOLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTORCOLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTORCOLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTORCOLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTORCOLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTORCOLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTORCOLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTORCOLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR COLECTOR

Residencias de proyectos: temporada 1 (abril – julio 2019) 

Colector es un espacio de trabajo, colaboración y experimentación. Por ello lanzamos nuestra primera temporada de residencia de proyectos, que tiene como objetivo apoyar el desarrollo de proyectos innovadores que busquen tener una repercusión positiva en la ciudad.

 

Aunque no tengas claras todas las respuestas ahora, es bueno que empieces a pensar en ellas.

[namedirectory dir=»2″]

¿A quién está dirigida la convocatoria?

Equipos de trabajo o personas a título individual con ideas  –estén o no muy definidas– que quieran promover proyectos vinculados al territorio (barrios, ciudad, etc). Estamos abiertas a propuestas de diferentes temáticas. A modo de guía, las que trabaja Colector son:

 

  1. Transición ecológica

  2. Transformación urbana y hábitat

  3. Tecnología y ciudadanía

  4. Cultura emergente

  5. Economía consciente

  6. Convivencia y diversidad

¿Qué te ofrecemos?

Desde Colector te ofrecemos un espacio donde trabajar de forma autónoma en un entorno creativo y colaborativo. Esto supone el acceso gratuito durante tres meses en horario de mañanas (hasta las 14h) en un espacio de Colector.

 

Si todavía no nos conoces, estamos en la calle Trinitat 10 de València, junto al monasterio de la Trinitat. ¡Pásate a visitarnos!

¿Qué implica desarrollar tu proyecto en COLECTOR?

Desarrollar tu proyecto en Colector supone el acceso a un espacio de trabajo dentro de Colector. Entendemos Colector como un espacio de colaboración y generador de oportunidades, no como un servicio, por lo que buscamos un cierto grado de autogestión del espacio cedido.

 

Consideramos fundamental la comunicación del proyecto para que éste se dé a conocer. Aparte de la propia publicidad que cada grupo quiera hacer en sus redes, Colector necesitará que se genere al menos una píldora informativa quincenal, para que su equipo pueda comunicar la evolución de los proyectos en sus propias redes.

 

Colector promueve la generación de conocimiento en abierto (OpenSource). Los equipos documentarán el proceso para hacer una devolución a Colector. Esto consiste en un documento breve explicativo que formará parte del archivo abierto de proyectos.

 

La promoción de los proyectos es fundamental para ponerlos en valor. Cada uno de los proyectos seleccionados organizará una actividad abierta en el formato que prefieran (conferencia, workshop, proyección, cena o cualquier otra. ¡Imaginación al poder!)

¿Cómo se desarrolla el proceso?

Envía tu idea antes de la medianoche entre el 7 y el 8 de abril.

 

Entre el 8 y el 12 de abril quedaremos para conocernos, aclarar posibles dudas y desarrollar, si lo necesitas, un poco más los detalles de tu idea.

 

Del 15 de abril al 12 de julio cada uno de los proyectos seleccionados podrá disponer de un espacio en Colector, de lunes a viernes y en horario de mañana.

 

Del 15 al 26 de julio: cada proyecto organizará su actividad abierta de clausura.

 

Hasta el 31 de julio se hará la devolución de la información de los proyectos para el archivo.

¿Tienes preguntas?

Contacta con nosotras en ↳ hola@colectorvalencia.com